Sobre emprendedores y deporte

Me gusta buscar paralelismos en la vida. Entre otros motivos, porque me ayuda a detectar consecuencias y me parece una forma de acumular experiencia sin haberla vivido, sólo por el hecho de interpretar similitudes.

Por eso siempre relaciono el emprendimiento con el deporte. Cuando practicas un deporte, da igual de cual se trate, lo primero que haces es fijarte metas. Al principio metas cercanas y a priori fácilmente alcanzables; luego cada vez te vas poniendo metas más lejanas y que exigen cada vez más.
Has de seguir una serie de pautas y ciclos que te van preparando física y mentalmente para alcanzar cada una de esas metas. Inexcusablemente, el primer paso de toda preparación es el calentamiento previo. A continuación viene el entrenamiento y finalmente la competición.

Cuando entrenas te enfrentas a tus propios miedos, a tu propia capacidad física y mental, a lesiones que has de superar. Te enfrentas a ti mismo. Te esfuerzas o te rindes.

Emprender sigue el mismo paralelismo. Te fijas objetivos, al principio pequeños, que vas aumentanto poco a poco. El calentamiento es la planificación; si, también te hará sudar. El entrenamiento es la actividad diaria. Al principio tu entrenamiento es suave, pero si quieres hacerlo bien y alcanzar esa primera meta, ha de ir in crescendo. LLevado al ámbito empresarial, te enfrentas al inicio de la actividad, con poco movimiento al principio, que ha de ir aumentando día a día si quieres alcanzar tu primera meta-objetivo..

El «entrenamiento» en el emprendimiento es superar tus propios miedos y tus propias limitaciones. Estás solo, nadie te ve, no eres una amenaza para nadie.

El problema viene cuando entras en competición. Lo haces porque te has entrenado para ello. Conoces tu deporte, tus capacidades y tus límites, y los vas a batir con otros que han hecho lo mismo que tu; puede que mejor, o con más y mejores medios, o puede que peor o con peores medios. En todo caso, el factor mental juega un papel importante. Si has entrenado bien y eres más fuerte mentalmente, quizá puedas vencer a los que parten como favoritos. La historia del deporte está repleta de ejemplos. La historia empresarial también.

Ya no estás sólo. Tus contrincantes, tus competidores, te ven y te perciben como una amenaza. O no, pero en todo caso te ven como alguien a quien hay que dejar atrás. Y si consiguen vencer tu fuerza mental y desmoralizarte, mejor; quizá decidas cambiar de deporte y serás un competidor menos.

Deporte individual o deporte de equipo.

Estás en la línea de salida. Te crees preparado para vencer o al menos para alcanzar un buen resultado. ¿Qué deporte has elegido?. En los deportes individuales estás solo. El mérito será tuyo, porque tuyo ha sido el esfuerzo y tuya ha sido la preparación.

¿Estás emprendiendo tu solo o tienes personal, socios…?.

Veo que muchos emprendedores practican running, o footing… deportes individuales. LLegados a este punto, más de uno está afilando colmillos al leer esto  😉 . Tranquilos, os admiro igual.

Hay otros deportes en los que, aún siendo de equipo como por ejemplo el fútbol o el baloncesto,  las individualidades son muy acusadas.

Por eso a mi me gusta establecer el paralelismo con, por ejemplo, el rafting o más aún el remo. Este último lo he descubierto hace menos de un año cuando buscaba una escuela deportiva en la que meter a mi hijo. No buscaba algo que se le diera bien. Buscaba un deporte en el que pudiera socializar con otros niños y niñas y que le inculcara valores como esfuerzo, trabajo en equipo, responsabilidad, disciplina y por supuesto, vida sana. El fútbol lo descartamos desde un principio porque los ejemplos en los que mirarse dejaban mucho que desear. Y como he expuesto, es un deporte donde los individualismos son notorios.

Mi hijo, junto con otros de su edad, entraron en el club de remo de Narón en Octubre de 2011. A los pocos meses se enfrentaron a su primera competición. Lógicamente, no estaban preparados, pero lo que los monitores pretendían era que fueran cogiendo experiencia y, ya que no asumían riesgos insalvables, era una manera de llevar a la práctica lo que habían entrenado.
El día de esa primera competición hacía un viento tremendo, con mala mar y por encima, el campo de regatas estaba trazado de una orilla a otra de la ría, con lo que los regatistas se enfrentaban a fuertes corrientes laterales.

Compitieron, y como era de esperar quedaron últimos en su categoría. Y aquí viene lo bueno. Uno de los monitores los reunió a todos, les «leyó la cartilla» porque al parecer no habían hecho las cosas tal y como les habían indicado, y les animó a hacerlo mejor en la próxima ocasión. Pero la «charla» fuere para todos, para todo el equipo; no culpó individualmente a ninguno de ellos, como tampoco facilitó ni puso de ejemplo a  ninguno de ellos.

¿Por qué prefiero este tipo de deportes?. Porque desde el patrón -teórico líder del equipo y reponsable del correcto rumbo- hasta el último remero, todos son igual de importantes para alcanzar la meta. Por mucho que el patrón decida una buena estrategia y trace un buen rumbo, sin el grupo de remeros su valía y preparación son inútiles. Será un líder excelente, pero como todo líder, no es nadie sin un equipo preparado e implicado, que se sienta a su mismo nivel.
Lo mismo a la inversa. Ya pueden los remeros ser muy buenos, estár implicados en la competición y querer llegar en un buen puesto a la meta, que si el líder no pone dedicación y ganas, si nos los lleva por la senda correcta y no los motiva mentalmente, el resultado de la regata será un fracaso.

Incluso entre los remeros, si uno no va coordinado con sus compañeros, si no hace el mismo esfuerzo, obligará a los demás a cubrir sus carencias.

Está muy bien practicar deportes individuales. Además es muy sano. Pero recuerda esto: si emprendes junto a más personas, tu deporte es el remo 😉

¿Y tu, con qué deporte estableces tu paralelismo como emprendedor o empresario?.  Puedes dejar tu comentario.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

La importancia de la atención al cliente online

Todos sabemos -o deberíamos saberlo- la importancia que tiene la atención al cliente cuando vas a un comercio, o a una gran superficie. Todo influye: desde la imagen personal, hasta la forma en la que te comunicas con los clientes. Una sonrisa, amabilidad y cordialidad en el trato, diligencia ante las dudas o problemas, pueden hacer que un cliente cierre la compra y habla bien de tu establecimiento a todos sus conocidos, o por el contrario, se vaya a otro establecimiento y te critique siempre que tenga ocasión.

Cuando se trata de otros sectores ajenos al comercio, el que una secretaria reciba a tus visitas y las acomode en una confortable sala de espera, con una sonrisa amigable, invitándolas a un café o un refrigerio mientras le informan que enseguida te avisan, te asegura el 30% del cierre de cualquier negociación. 😉

A todo el mundo le gusta sentirse bien atendido, respetado y valorado.

En un entorno online ocurre lo mismo.

Pero no se trata sólo de poner un número de teléfono de contacto en la web. La atención ha de ir más allá. Veamos algunas recomendaciones:

Atención telefónica:

Los call-centers son insoportables.Y las centralitas electrónicas con pre-asignaciones, todavía más. Aún no me he encontrado a nadie que se muestre complacido porque una locución grabada lo haya querido guiar, seguramente con la mejor de las intenciones: «para hablar con administración, pulse 1, para hablar con comercial noroeste pulse 2, para hablar con comercial centro, pulse 3…».

La atención telefónica ha de ser personal, sin un seguimiento paso-a-paso estricto de protocolos. Escuchar, comprender, responder, actuar e informar. En resumen, interactuar. El primer paso ha de ser la presentación: ambos interlocutores han de conocerse por el nombre por varias razones, pero la primordial es porque ello facilita la cercanía.

– Buenos días, le atiende María, ¿con quien hablo por favor?

– Hola María, mi nombre es Juan

– Buenos días Juan, dígame, ¿en qué puedo ayudarle?.

La atención telefónica ha de estar disponible las 24 horas, siempre que sea posible. En caso contrario, en el mismo punto de la web donde se facilita el número de contacto, ha de informarse del horario en el cual el servicio estará disponible.

Habla el mismo idioma que el de tu cliente o, al menos, el idioma del país donde tu empresa on-line preste servicios. Esto evita problemas de interpretación.

Olvídate de los 902. Hoy día la mayoría de tus clientes tienen ADSL con llamadas gratuitas incluidas. Si les haces llamar a un 902, 901… les haces la puñeta porque la compañía les cobrará esa llamada a mayores en su factura.

No hagas esperar a un cliente. Nunca.  Si no lo puedes atender al momento, toma nota de sus datos y comprométete con él a contactarlo tan pronto como te sea posible. No lo tengas al teléfono con esa horrible musiquita de fondo. ¿Acaso eres una línea erótica o de tarificación especial?. Un ejemplo:

– (…) disculpe Juan, en este momento no puedo atender su llamada. Para no tenerle en espera, ¿sería tan amable de facilitarme un número y enseguida le devuelvo la llamada?.

– Si claro, mi número es el …

– ¿Le puedo llamar en un momento o prefiere que le llame a una hora concreta?

Agradece siempre que se hayan puesto en contacto contigo. Aunque haya sido para transmitirte una queja. Esto mismo vale para las demás herramentas de atención al cliente. Ese cliente ha depositado su confianza en tu empresa, y con su consulta te está aportando valor añadido: conocimientos, análisis de capacidad de atención…  Lo verás más claro cuando llegues a la parte de «El control de la atención (…)»

No soy partidario de aplicaciones tipo Skype o similares por varias razones, pero la más importante es que requiere que ambas partes dispongan de ella, y no todo el mundo quiere/puede/sabe instalarla. Un servicio de atención al cliente ha de ser «democrático» y estar disponible con la misma facilidad para cualquier tipología de cliente. Ahora bien, si que quiere ofrecer como una opción más, me parece perfecto. Cuantos más canales y opciones facilitemos al cliente, mejor.

Mail de atención al cliente o soporte

Toda empresa on-line ha de tener a disposición de sus clientes una dirección de correo electrónico específica a la que puedan dirigirse a cualquier hora y cualquier día del año. Pero, evidentemente, esos mensajes han de ser atendidos a la mayor brevedad posible. El que un cliente envíe un correo porque tiene un problema, y que transcurridos varios días sin haber recibido respuesta, genera no sólo el lógico enfado del cliente, que se siente ignorado, sino desconfianza hacia la empresa.

Es posible que un correo enviado un sabado no pueda resolverse el lunes siguiente, pero se agradece el envío de una respuesta personalizada: «hola señor López. Hemos recibido su correo al respecto de la incidencia X. Estamos trabajando en su resolución. En breve le daremos cumplida respuesta. Disculpe las molestias.» .  Y digo personalizada porque una auto-respuesta no genera confianza alguna.

Help Desk Center

Es una aplicación informática que permite a los clientes enviar una consulta, una sugerencia, o comunicar una incidencia a través de un formulario a modo de ticket. Hay varias aplicaciones gratuitas (por ejemplo SimpleDesk, o Liberum)
y de pago; entre éstas, una de las más utilizadas es Kayako.

La ventaja de esta aplicación es que permite mantener un registro escrito de todas las comunicaciones e interacciones, y volver a localizarlas cuando sea necesario. Otra ventaja es que opera las 24 horas, al utilizar el e-amil como medio de comunicación.

Algunos software de Help Desk incorporan FAQs (preguntas frecuentes, con sus correspondientes respuestas) lo que facilita que el usuario pueda encontrar respuesta a su pregunta antes de establecer la comunicación. Del mismo modo, la mayoría de ellos permiten la auto-generación de tickets (comunicados), algo muy útil si queremos combinar la atención telefónica con el almacenamiento de la conversación para su constancia escrita. O simplemente para tomar nota de la incidencia de un usuario y hacer un seguimiento de todo el proceso seguido hasta la resolución de dicha incidencia.

Chat

Es una de las herramientas de atención al cliente que particularmente más recomiendo. La principal razón es que permite interactuar en tiempo real con los usuarios permitiéndoles la libertad de movimiento de manos. Imagínate a un usuario con una incidencia o consulta que requiera teclear en el ordenador o en la tablet, sosteniendo el teléfono mal como puede entre la oreja y el hombro; ¿no es más fácil tener una ventana de chat abierta en un rinconcito de la pantalla al tiempo que se navega o se teclea?.

El chat además permite guardar la conversación, y volver a recuperarla en un futuro.

Algunos software de chat permiten que éste sea atendido por varios agentes, organizar las consultas en función de su temática, e incluso transferir consultas de un agente de atención a otro, en tiempo real. Si además soporta vídeo, sería perfecto porque el que un cliente pueda ver la cara de la persona que le está ayudando, incrementa la confianza en la empresa.

Incluso soy de la opinión que un aviso de chat, visible, no intrusivo, en una página web, inspira confianza. Es como decirle al usuario «hola, estoy por aquí, por si necesitas ayuda«.

Hay muchos sotware tantos gratuitos como de pago. Un ejemplo puede ser Zopim, que dispone de versión gratuita (1 agente) y otras de pago. Entre estos últimos quizá el más utilizado sea Liveperson.

Redes sociales

Es una herramienta cada vez más utilizada por los clientes, y por tanto ha de serlo también por las empresas. Como en los demás medios, la comunicación a través de redes sociales ha de ser veraz, clara, rápida y concisa, si no se quiere que una simple consulta u observación se transforme en una crisis, más complicada de gestionar. Mucho ojo con esto porque mientras por teléfono, mail, chat o help-desk la comunicación es entre dos, la comunicación en redes sociales es multipersonal: la consulta o incidencia que plantea un usuario, y la respuesta a la misma, son vistas y analizadas por miles de personas, potenciales (o efectivos) clientes.

En aquella red social donde la empresa tenga presencia, ha de prestarse también atención al cliente. Me gusta el lema de » allí donde estés, atiende y resuelve».

 » allí donde estés, atiende y resuelve».

El control de la atención al cliente desde el CRM

Qué duda cabe que la atención al cliente no ha de ser sólo eso: atender. Al igual que monitorizamos las visitas a la web, contabilizamos las ventas, analizamos los embudos de conversión, etc., hemos de llevar un control del servicio de atención al cliente. Saber cuántas incidencias se reciben al mes, cuánto tiempo tardamos en atenderlas, qué porcentaje de resolución satisfactoria tenemos, en qué horarios hay más solicitudes de atención, qué incidencias o consultas son las más demandadas, cuántas veces se reabren las incidencias… Todos estos datos han de ser recogidos en el CRM y analizarlos junto con los demás parámetros operativos. de ahí podremos extraer qué tal atendemos a los clientes, qué problemas se repiten y han de ser revisados, etc.

A veces incluso el análisis de la atención al cliente nos ayuda en algo tan simple como la redacción de contenidos, cuando la lectura de éstos ha generado consultas.

Los clientes quieren saber que hay alguien al otro lado de la pantalla, y que ese alguien es un semejante, no una combinación de unos y ceros que no entienden de circunstancias personales ni de cordialidad.

La experiencia me indica que son preferibles los medios «escritos» a la hora de prestar servicio al cliente. Esto ayuda a recuperar conversaciones pasadas que ayuden a resolver nuevas incidencias, genera una base de conocimiento de gran valor, y además sirve como prueba ante posibles discrepancias; por tanto, aportan confianza.

Y tú, ¿cómo atiendes a tus clientes on-line?.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Agosto existe. Cómo potenciar tu empresa en verano.

Este post me viene a la mente gracias a Carlos Bravo, del que estoy aprendiendo un montón de cosas, y al que recomiendo encarecidamente seguir, no sólo por sus conocimientos, sino por la claridad con la que transmite pinceladas de los mismos. Confieso que lo leo prácticamente a diario.

Publicaba Carlos un post sobre las ventas en Agosto (http://www.marketingguerrilla.es/en-agosto-se-puede-vender/) y se me ha ocurrido aportar alguna idea que quizá puede servir a más de uno.

Ciertamente, Agosto casi se podría quitar del calendario a efectos de productividad empresarial. Al menos en España. Ya sabéis, Spain is different y pese a la crisis y a que no tenemos un duro, «divino de la muerte hasta el final«.

Carlos sugiere algunas fórmulas para mantener las ventas.  Cojo el testigo y os hago algunas sugerencias que mantengan viva la empresa.

Lleva tu empresa a la playa.

En verano si la gente no está en el trabajo, donde sí va a estar es en la playa. Puedes aprovechar para acercar tu empresa. Siempre podrás hacer branding. Aprovecha para que la gente conozca tu marca y, si ya la conocen, la mantengan presente en su memoria para cuando retornen al trabajo. Algunas ideas:

  • Patrocina alguna actividad. Es frecuente ver campeonatos de voley o fútbol playa, por ejemplo, o de surf. Unas cuantas banderas con el logotipo, tlf y web de la empresa como patrocinador, captarán la atención de muchos veraneantes e incluso, dependiendo del tipo de actividad o evento, es posible que tenga repercusión en medios de comunicación locales. Quizá, dependiendo del tipo de empresa, puedas instalar una carpa tipo jaima y hacer ventas o demostraciones de tu producto o servicio en ellas.
  • Low cost: vehículo o remolque rotulado. Colocar unos vinilos en tu vehículo, o mejor aún en un remolque (por el tamaño y porque destacará más) y dejarlo estacionado un día en una playa, otro día en otra… es una publicidad muy económica y que si se hace bien, suele llamar la atención. Luego se trata de quitarlos y darle una mano de cera al coche para que recupere su «discreción».
  • Low cost: reparte octavillas. Imprime unas octavillas con un texto que realmente enganche a primer golpe de vista, y colócalas en los parabrisas de los vehículos estacionados en las playas. Un elevado porcentaje de ellas ni se leerán o acabarán por el suelo (en una papelera en casos más cívicos), pero otras sí que lograrán captar el interés. Lo reducido de la inversión compensa.
  • Si tienes más recursos, puedes imprimir unos parasoles de cartón con tu publicidad y lo mismo que con las octavillas, colocarlos en los parabrisas. Aquí tienes casi asegurado que se quedarán con él porque habrán visto la utilidad: les has evitado un calentamiento del habitáculo; podrán sujetar el volante sin miedo a quemarse 😉  y lo reutilizarán en más ocasiones.
  • Hay acciones del tipo marketing de guerrilla que suelen ser muy eficaces y, si se hacen bien, pueden lograr repercusión en los medios. Un ejemplo podemos verlo en la acción que la ONG Rio de Paz y el Movimiento de Indignados realizó en 2011 en la playa de Copacabana, que amaneció con 594 escobas de color verde clavadas en la arena como protesta contra la corrupción política. Esta acción tuvo una repercusión mundial, y su coste fue muy reducido. Puedes hacer algo similar. Por ejemplo, cubre una playa con ceniceros ecológicos serigrafiados con tu publicidad como medida de concienciación para que los fumadores no dejen sus colillas en la arena, al tiempo que haces publicidad. Otra opción puede ser contratar a unas azafatas para que vayan repartiendo gorras, abanicos… publicitarios. Aquí entra la creatividad y la capacidad económica de cada uno; o de la empresa de marketing que contrates para ello, algo más que recomendable si quieres asegurarte el éxito.

Pon tu empresa en la mano del veraneante

El auge de los smartphones está provocando cambios en los hábitos de los usuarios. Muchas compras se están realizando directamente desde el móvil. Y, pese a los riesgos que supone para los aparatos, la mayoría de la gente se lleva el móvil a la playa más que para hablar por él, para navegar y hacer uso de distintas aplicaciones.

Se puede desarrollar una aplicación para que los potenciales clientes puedan mantenerse informados sobre nuestra empresa, y dependiendo del tipo de actividad, seguir realizando transacciones comerciales. Si el contenido es interesante, un usuario puede compartirlo con las personas que le acompañan en ese momento.

Modifica los hábitos de interacción

Si tienes presencia en redes sociales, observa la interacción de tus seguidores. Lo más probable es que hayan modificado sus hábitos de uso y te encuentres con que la actividad en las horas de la tarde ha descendido o hasta puede que haya desaparecido y, por contra, se incremente en las primeras horas de la noche. Las herramientas de análisis web te ayudarán mucho para detectar estos cambios de hábito.

Ajusta tu actividad a ese horario de manera que puedas seguir interactuando durante el verano con tus seguidores.

Como en casi todo, se impone la imaginación. ¿Quieres hacer algún aporte?.

 

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Esto es realmente ser emprendedor

Ya se que la imagen ilustrativa no es la más agradable, pero es la que mejor se acerca gráficamente a la realidad que voy a describir.

Para muchos ser emprendedor, y más ser emprendedor TIC, es el camino al éxito. Alguna relación guarda esta otra entrada, por si alguien quiere leerla. A todos nos gustaría vivir esa fantástica realidad de codearnos en un evento con gurús emprendedores a bordo de un yate en aguas de Mallorca, o de asistir a conferencias en California, o que te inviten a impartir una ponencia, o que te sigan taitantos miles de personas en redes sociales como si fueras el mesías del emprendimiento…

Quizá algún día llegue eso. Ojalá. Pero mientras llega, y para que llegue, hay que sufrir la realidad del emprendedor desde el origen. Esto es realmente ser emprendedor:

  • Ser emprendedor es crear un proyecto en el que confíe gente que no te conoce de nada.
  • Ser emprendedor es recorrer bancos con tu proyecto bien documentado (6 meses de trabajo le has dedicado), bien presentado bajo el brazo, vestido de punta en blanco y recién afeitado, para pedirle prestado dinero a unos señores trajeados que la mayoría de las veces te mandarán a la mierda (o lo pensarán) o escucharán tu lamentable discurso mientras están pensando que te has afeitado mal esa mañana porque te han quedado ahí dos pelos bajo la nariz. ¿Recuerdas cuando te ligabas al alguien y te decía ya te llamaré?. Pues lo mismo.
  • Ser emprendedor es poner de aval tu piso, tu coche, tu reloj, tus calzoncillos, tu mujer y tu suegra cuando has tenido la enorme suerte de que un par de bancos te presten… 200 euros.
  • Ser emprendedor es elegir compañeros de fatigas que muchas veces no se presentarán a las entrevistas de selección, otras veces te mirarán pensando que no tienes pinta de empresario, y que, cuando por fin los encuentras y contratas, te dirán hasta mañana a las 7 de la tarde mientras tu buscas la forma de respirar entre una montaña de papeles -casi siempre recibos bancarios y facturas-.
  • Ser emprendedor es olvidar que existen los fines de semana y los festivos.
  • Ser emprendedor es darte cuenta que no tienes ni idea de inglés. Vale, de 4 a 5 de la madrugada puedo hacer este curso on-line para aprender.
  • Ser emprendedor es olvidarte que tu hijo evoluciona cada día. Cuando vuelvas a caer en la cuenta de que tienes un hijo, te estará presentando a tu nuera.
  • Ser emprendedor es olvidarte que a medio día se puede comer y a la noche se puede cenar. Lo de hacerlo en familia es una producción de Spielberg.
  • Ser emprendedor es levantarte a mear sólo cuando ya has probado lo de soltar el cinturón y también lo de desabrochar el pantalón. ¡¡Uuuufff qué alivio!!.
  • Ser emprendedor es teclear con una mano en el ordenador mientras con la otra lo haces en la tablet y con la cara sostienes el teléfono contra el hombro.
  • Ser emprendedor es invitar a comer a señores que a los postres te dirán déjame que lo piense y no volverán acordarse de ti .
  • Ser emprendedor es estar haciendo tus necesidades y atender una llamada de teléfono.
  • Ser emprendedor es estar en la ducha a las 6:30 de la mañana y que te venga una chica corriendo, con tu móvil sonando en la mano. ¡¡Ahh, creo que la conozco; sí, me parece que es con la que me casé un día!!.
  • Ser emprendedor es tener dudas y no tener nadie dispuesto a ayudarte si no hay billetes por delante.
  • Ser emprendedor es que tu cuñado – o cuñada, según el caso-  no te pregunte cómo te van las cosas, por si te van mejor que a ellos… o por si te van peor, no vaya a ser que les pidas ayuda… o dinero.
  • Ser emprendedor es que tus sobrinos o ahijados, te besen y abracen efusivamente cuando se acercan sus cumpleaños, las navidades, los reyes….
  • Ser emprendedor es firmar todas las nóminas… menos la tuya.
  • Ser emprendedor es darte cuenta que al apagar la pantalla de tu ordenador, la oficina se ha quedado completamente a oscuras.
  • Ser emprendedor es no tener vacaciones.
  • Ser emprendedor es no ver la forma de dar un paso adelante.
  • Ser emprendedor es que tu mujer -la que te lleva el móvil a la ducha- te coaccione para que la acompañes dos horas a la playa, y te lleves el portátil y el móvil.
  • Ser emprendedor es que los empresarios de la asociación o confederación empresarial a la que te has asociado, te confundan con el azafato de la asamblea.
  • Ser emprendedor -este ya algo avanzado, en el nivel I- es ver unos pocos beneficios en las cuentas y …  reinvertirlos en la empresa.
  • Ser emprendedor -en nivel I- es tener miedo de dar dos pasos atrás ahora que has dado uno adelante.
  • Ser emprendedor -en nivel I- es ver que tu piso, la oficina, los ordenadores, tu coche, tu reloj, tus calzoncillos, tu mujer y tu suegra ya no son suficiente garantía para lo que tienes en préstamos.
  • Ser emprendedor -en nivel I- es que los empresarios de la asociación o confederación a la que sigues pagando religiosamente (aún no sabes cómo) la cuota mensual, te saluden a 2 metros de distancia haciendo un gesto con la cabeza.
  • Ser emprendedor -ya has pasado al nivel II- es soportar las visitas diarias, con sonrisa profidén incluida , de los mismos directores de banco a los que habías visitado con esos dos pelos mal afeitados bajo la nariz. Pero tu sigues buscando cómo respirar entre tanta factura y tanto recibo.
  • Ser emprendedor -ya has pasado al nivel II- es que tu cuñado o cuñada te recuerde las virtudes de tus sobrinos para trabajar.
  • Ser emprendedor -ya has pasado al nivel II- es que los empresarios de la asociación o confederación a la que sigues pagando religiosamente (sigues sin saber cómo)  la cuota mensual, den un salto de 2 metros para saludarte con una palmadita en la espalda o con un abrazo. ¡Co..o, si saben mi nombre y todo!!.
  • Ser emprendedor es darte cuenta un día….. de que tienes 50 años…

… y aún no has estado en Mallorca.

Pese a todo, todo eso que ha quedado detrás de esos 50 años: te lo has currado. Es tu obra. Tu creación.

Y ahora la gran pregunta: ¿sigues queriendo ser emprendedor?.

 

Seguramente se me han quedado más definiciones por el camino. Sois libres de comentar.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Así es facebook

Siempre se ha hablado mucho de  facebook. Desde su creación su historia ha estado salpicada de rumores no contrastados y noticias reales, pero continuamente sale algo sobre esta empresa. Estos días es noticia por el descalabro que está sufriendo en bolsa y por la espantada de sus directivos. Las acciones de facebook han retrocedido un 47% desde su salida a bolsa, lo que ha supuesto una pérdida de valor de 61.170 millones de dólares. Ahí es nada.

Es más que probable que una de las causas de esta caída sea, como casi siempre pasa en esto de las tecnológicas, la sobrevaloración inicial. No voy a entrar en este tema, primero porque se me escapa, y segundo porque está muy trillado.

Lo que vengo a comentar aquí es otra cosa. Aparte de que las cifras puedan no ser del todo exactas, la red social cuenta oficiosamente con 830 millones de usuarios en todo el mundo. Espera, que lo pongo en números para que tomemos consciencia: 830.000.000. El último informe cifra en 83 millones el número de perfiles falsos, y en 552 millones los usuarios que acceden diariamente a la red.

¿Hay una red social igual?. La respuesta es no.

A mi modo de ver, el producto facebook es la mejor red social del mundo, que ya es decir. No vengo a defender a facebook, que ya saben defenderse solos y sino que aprendan. Pero quiero plasmar una realidad y trocear el ego de muchos que van de entendidos por la vida.

Y ahora, llegados a este punto, ya tengo a unos cuantos lectores dedicándome adjetivos mil. Me llegan algunos pensamientos gracias a mis poderes telepáticos:

  1. ¡¡Pero qué dice este, si facebook no es más que un patio de vecinas!!.
    Y digo yo (o te teletransmito): ¿quién escribe, cómo escribe, y de qué escribe en facebook?. Los usuarios. ¿Dónde ves el patio de vecinas?. En lo que escriben los usuarios. Vale, recuérdalo.
  2. ¿Y la confidencialidad de los datos qué?. ¿Por qué quieren tener tantos datos míos?.
    Pienso en cuando te registraste en facebook. Pienso en cuando me registré yo. Si, seguro, no recuerdo que de la pantalla saliera un revólver, ni tuviera detrás de mi a algún directivo poniéndome un cuchillo al cuello ni que hubiesen secuestrado a nadie de mi familia, para obligarme a registrarme. Facebook dice: estas son las condiciones, ¿las aceptas?. Tu eliges. ¿No quieres aportar tus datos?: no te registres. Recuerda esto también.
  3. Si subo fotos mías, ¿por qué se apropia de ellas facebook?.
    La respuesta la has de tener fresca; esta en el punto anterior.
  4. Pero si facebook es una mierda: a veces se cuelga, otras veces hacen cambios que no me gustan o que son incómodos, las apps para móviles van como el culo…
    Además de la lectura recomendada del punto dos, añado: ¿cuánto te ha cobrado facebook por utilizar sus servicios, sus servidores, sus apps….?. Pues eso.
  5. Me suspenden la cuenta cuando les da la gana, y sin avisar.
    Esta respuesta ya es más difícil porque requiere más capacidad de memoria: tienes que recordar los puntos 2 y 4. Para menos capacidad de memorización, basta con recordar el punto 4.
  6. Pero si hay un montón de perfiles falsos…
    Pues como en todas las redes sociales. ¿O alguna te ha analizado las huellas dactilares o, más tech todavía, te ha escaneado el iris de los ojos?. Y, por cierto, ¿quien ha creado la mayoría de esos perfiles falsos?. Ah, los propios usuarios…. Pues eso.

Esto es como el que va a tu casa y se enfada por cómo la tienes distribuida o decorada. Tío, no vengas, y punto.

Que facebook saca beneficio por tener usuarios, es tan seguro como lógico. Es la otra cara del «todo gratis» a la que se apunta todo quisqui.

Seamos realistas, honestos y consecuentes con nosotros mismos. Si, es difícil, pero hagan un esfuerzo por favor. Haciendo un salto comparativo, ¿quién está destruyendo el planeta Tierra esquilmando sus recursos naturales, contaminando la atmósfera y los ríos, destruyendo todo con guerras absurdas, queriendo hacer de dioses y modificando cauces de ríos, etc, etc?. ¿Debemos suponer entonces que la Tierra es una mierda?. No, somos nosotros, nuestra inteligente especie la que está haciendo un mal uso de algo muy bueno.

Lo mismo ocurre con facebook. Es un producto muy bueno, opino que el mejor como red social . Porque es la de más usuarios, o sea, la más social, porque permite múltiples funcionalidades de uso, porque es la que más aplicaciones tiene, porque tiene un sistema de publicidad para empresas muy bueno y completo, etc, etc…. Ojalá tuviese yo los conocimientos necesarios para desarrollar algo así y la habilidad suficiente para que tantos millones de personas se hiciesen usuarios. ¿Será que lo que tenemos es envidia?.

Quizá facebook empresa no esté a la altura de facebook producto. Pero eso ya es otra cosa. De hecho, facebook empresa, son personas, habitantes de la Tierra.

Y para los que hayan llegado hasta aquí: ni soy sobrino de Marc ni guardo parentesco alguno con él. Tampoco soy accionista. Y mi red social favorita es Twitter.

Podéis comentar. Por favor, las piedras, que sean pequeñas. 🙂

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

E-commerce: el equipo ideal.


Cuando hablamos de e-commerce  lo primero que se nos viene a la cabeza es una web en la que alguien vende algo. El concepto es el concepto, que diría Manquiña en aquella genial película. Pero hay mucho más detrás de ese concepto.

La clave está en que para que una web de e-commerce venda, se han de cumplir una serie de premisas. No es tan sencillo como tener un producto, instalar un CMS tipo Magento o Presta-Shop, bajarnos una plantilla y a vender.

Para que una web venda, tiene que:

  1. Cubrir una necesidad u ofrecer un producto exclusivo.
  2. Ser visible.
  3. Ser atractiva y usable.
  4. Ser segura.
  5. Facilitar el proceso de compra.

Todo esto que a priori parece sencillo, no lo es tanto, y por ello requiere de unos conocimientos y una dedicación que muchos de los que se lanzan a la aventura del e-commerce desconocen.

Para que la empresa funcione lo ideal sería que contase con el siguiente equipo:

  • Experto en e-marketing.
  • Diseñador web.
  • Programador web.
  • Experto SEO, SEM.
  • Analista web.
Veamos el razonamiento de la propuesta.

La web ha de cubrir una necesidad u ofrecer un producto exclusivo.

Obvio. Si te vas a dedicar a vender frigoríficos en el Polo Norte, lo tienes crudo (cáptese la gracia). O si lo que vas a vender son televisores, ya puedes ir preparado para meterte en enjambre.

Para vender en Internet, al igual que en un establecimiento físico, has de cubrir una necesidad de los usuarios. Tengo lo que necesitas. O bien has de ofrecer algo exclusivo. Si te vas a meter en un enjambre, hazlo aportando miel de color rojo; o sea, si quieres vender televisores, ofrece una marca que nadie tenga y que sea de prestigio.

Esto corre de tu mano; tu sabrás lo que quieres vender.

La web ha de ser visible.

Esta es la principal batalla en el e-commerce. Requiere una fuerte inversión y conocimientos, no sólo del producto que vas a vender, sino de la propia red. De nada sirve que tengas a la venta lo que la gente necesita, o el objeto del deseo, si nadie se entera de ello. Cuando pones en funcionamiento una web, no se entera nadie. En Internet hay millones y millones de tiendas on-line. La tuya será un grano de arena en la playa.

Esta es tarea de SEO y SEM. El responsable de esta tareas se encargará de transformar el grano de arena de tu web en una roca. Su labor consistirá en hacer que tu tienda on-line aparezca bien posicionada en buscadores, y que sea visible a los clientes potenciales. Es necesario captar una base de datos inicial que pueda ir creciendo progresivamente con técnicas de fidelización y viralización.  Y es necesario, al igual que una tienda física, hacer publicidad y promoción de la misma.

Ya no vale el dicho de «si no estás en Internet, no existes». Yo lo he sustituido en mi ideario por la de  «si no te ven en Internet, no existes».  De nada sirve tener una web, si ésta no recibe visitas.

La web ha de ser atractiva y usable.

Si ya sabes que tienes un producto vendible, y tu web ya está recibiendo cientos o miles de visitas diarias, has de causar buena impresión a esas visitas. No sólo para que repitan, sino para que te recomienden. Por ello la web ha de ser visualmente atractiva y fácil de navegar por ella. Ha de conseguir que el visitante permanezca tiempo en ella y la recorra con interés.

Aquí es donde entra el experto en e-marketing. Además de asesorarte sobre si lo que quieres vender es vendible o no, el experto en e-marketing sabrá cómo presentar la tienda al mundo on-line. Sabrá como organizar los contenidos de la web, en base a zonas calientes y frías, y sabrá cómo redactar los textos para que éstos hagan que un producto resulte atractivo con sólo ver una imagen y leer tres palabras.

Todo ese conocimiento transmitido por el responsable de e-marketing es llevado a la realidad por el diseñador web. Y ojo, no confundamos diseñador web con programador web. Generalmente, el que es bueno maquetando webs, no lo es tanto programándolas, y viceversa. Ahora bien, si encuentras a alguien que sea bueno en ambas tareas, ¡perfecto!.

El diseñador web es el que se encarga de organizar los contenidos de la web de forma que los usuarios de la misma encuentren lo que buscan (o lo que el vendedor quiere que encuentren) a primer golpe de vista.

Una vez diseñada la web, el programador es el que se encarga de hacerla operativa: de hacer que unos contenidos enlacen con otros, de elaborar la base de datos, de programar las consultas y la muestra de resultados… Es, en definitiva, el que hace que algo estático como es el diseño, se convierta en algo dinámico.

Ya tenemos la tienda operativa. Tenemos un producto vendible, bien presentado comercialmente, expuesto en un autoservicio precioso que recibe muchas visitas diarias, y cuyos pasillos están repletos de clientes potenciales. ¿Qué nos falta para cerrar el círculo cerrando ventas?.

Lo principal: ofrecer seguridad.

La web ha de ser segura.

Ya hemos conseguido lo más difícil, así que no lo estropeemos ahora. Tenemos aquí a la gente, interesada en comprar, así que lo que tenemos que hacer es que se sientan cómodos y seguros haciéndolo. Ofrezcámosles facilidades de pago (varias opciones, por ejemplo TPV, PayPal, transferencia, Wallet, NFC …) y ofrezcámosles sobretodo seguridad (medios seguros, conocidos y contrastados, pasarela de pago encriptada …). Y, no lo olvidemos, medios ágiles. A nadie le gusta estar haciendo cola para pagar.

¿Y ahora qué?

Resulta que estamos vendiendo, así que, ¿nos olvidamos?, ¿ya está todo conseguido?…. o, tenemos a los clientes por los pasillos pero no se deciden a comprar, ¿por qué?, ¿qué pasa?,… o ¿por qué vendo esto, y esto otro no?.

Todos estos interrogantes tienen respuesta y solución si contamos en el equipo con un analista web. Este experto, sin ver físicamente a los clientes, sabe lo que quieren y sabe lo que hacen con sólo observar los comportamientos de los visitantes.

¿Te suena flujo de tráfico, porcentaje de rebote, tasa de conversión, fuente de tráfico, velocidad de sitio?…. pues son KPIs que nos pueden indicar porqué la mejor tienda on-line del mundo no consigue realizar ni una sola venta, por ejemplo. Esos indicadores, y otros muchos más, nos permitirán ir adaptando la web para conseguir distintos objetivos, y amoldarla a las necesidades de los clientes potenciales.

Como vemos, todo este equipo ha de trabajar de forma perfectamente coordinada para lograr un objetivo final. Es probable que muchas empresas de e-commerce no se puedan permitir contratar a todo este personal en plantilla, pero sí que es posible externalizar estos servicios, contratarlos a empresas o profesionales freelance externos. Eso sí, al igual que para contratar a un vendedor pides referencias, haz lo mismo con la externalización de servicios.

Y suerte en el e-commerce.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

De empresario local a empresario virtual. Consejos de evolución.

No soy muy partidario de dar consejos, entre otras razones porque no me considero con «peso específico» suficiente para ello. Pero a veces me lanzo en plan ONG para que experiencias propias o conocidas de primera mano puedan servir a otros para evitarse algún que otro quebradero de cabeza o algún que otro disgusto.

Estamos viviendo una situación nunca antes conocida por las generaciones que rondan el medio siglo y de ahí en adelante. Esta crisis que está provocando tantos cambios está afectando sobremanera al mundo empresarial. Son muchos los que, ante la terrible purga del paro, se lanzan al emprendimiento, generalmente en campos TIC (los más jóvenes, por aquello de ser los más valientes). Pero también son muchos los pequeños empresarios, incluso comerciantes, que ante la falta de carga de trabajo, se deciden a evolucionar, muchos de ellos igual que los jóvenes, hacia el sector TIC. Pasan de ser pequeños empresarios locales, a empresarios virtuales.

Esto puede aparentar una engañosa facilidad. Crear un negocio en Internet parece mucho más sencillo y económico: si ya soy empresario local, pues contrato una web, me compro un ordenador portátil, doy de alta una línea adsl, y a vender. Total, cuatro duros. Muy lejos de la compra de un local, las obras de reforma, los permisos municipales, la licencia de electricidad, agua…. Nada, un portátil, una adsl y la sala de estar de casa.

PRIMER ERROR: percepción errónea.

Pasar de empresario local, a empresario virtual, conlleva unos servicios, que por cierto, también son virtuales: SEO, SEM, gestión de redes, actualización de software, mantenimiento del hosting, atención 24 horas… pero con un coste real.

El nuevo empresario virtual tiene una empresa en 48 horas, es cierto; pero eso conlleva unos gastos que no se ven. Empezamos por la actualización del software. Si has contratado una tienda on-line en plan barato, te la habrán hecho usando CMS gratuitos tipo PrestaShop, Magento, osCommerce, WordPress con un plugin shop…. que requieren ser actualizados con mucha frecuencia para tapar fallos de seguridad.

El tener una página web implica tener un hosting (espacio en un servidor conectado permanentemente a la red) que habrás contratado, para que te saliese más barato, sin administración. O sea, en plan «tu te lo guisas, tu te lo comes». Eso obliga a, en el mejor de los casos, optimizar la base de datos al menos una vez al mes, hacer un backup completo cada semana, adiestrar el anti-spam, gestionar los recursos para no sobrepasar la capacidad contratada, crearte tu mismo las cuentas de correo y configurar tu mismo el firewall, etc, etc. ¿Tienes los conocimientos técnicos para ello?. Pues contratala administración o a un experto. O sea, gasta dinero.

Todo esto son gastos que no se perciben cuando eres un empresario local.

SEGUNDO ERROR: me ahorro la publicidad.

Cuando abres una empresa o un comercio, el mismo día ya se enteran cientos de personas. Sin haber gastado un solo euro en publicidad, los vecinos, los comerciantes cercanos, la maruja del piso de arriba, el jubilado de enfrente, los conductores que circulan por la calle de al lado… ya ven la empresa o el comercio.

Si quieres hacer publicidad, con unos pocos euros puedes repartir flyers por la ciudad o en los parabrisas de los coches o en un centro comercial.  Con un poco más puedes publicar unos anuncios en el diario local,  o emitir unas cuantas cuñas de radio. Con relativamente poco dinero, puedes llegar a miles de clientes potenciales.

Cuando abres una empresa on-line, no se entera ni el tato. Para que alguien se entere hay que hacer SEO y SEM. ¿Mandeee?. Significa que tienes que hacer lo mismo que al acondicionar y publicitar un local, pero on-line.   Una empresa o comercio local lo acondicionas para que sea confortable, operativo y atractivo al cliente.  Pues eso mismo hay que hacer en la empresa virtual: cuidar la usabilidad de la web, la navegabilidad, las etiquetas meta, la maquetación… para que la empresa on-line sea accesible a buscadores y visualmente atractiva a clientes potenciales. Esto es SEO; optimización. ¿Tienes los conocimientos para ello?. Pues contrata a un experto. O sea, gasta dinero.

A todo esto, el tato sigue sin enterarse. Hay que hacer publicidad, pero esta vez, a narices. Hay que incluir la web de la empresa en motores de búsqueda, en directorios relacionados con la temática de la empresa, en redes sociales (depende del tipo de empresa, en una red u otra, en todas, o muy raramente en ninguna). Hay que emitir notas de prensa on-line en prensa digital, blogs y foros. Hay que contratar anuncios en AdWords o en facebook Ads o banners en prensa, blogs, foros… Hay que analizar comportamientos, realizar correcciones en función de resultados, etc, etc. Esto es SEM: marketing. ¿Tienes los conocimientos para ello?. Pues contrata a un experto en SEO y a otro en SEM. O sea, gasta dinero.

TERCER ERROR: confundir publicidad o marketing, con e-marketing.

La castaña que te puedes pegar con esto puede ser de aúpa. De hecho, puede hacer que tu empresa se vaya al traste o fundas el dinero antes de empezar a vender.

El marketing, o la publicidad (no son lo mismo, pero para no extendernos) a nivel local es relativamente fácil y económica. Entre otras muchas razones, porque el alcance es limitado. Si tienes un comercio en el barrio de Triana, no vas a publicitarte en María Pita, Coruña. Es relativamente fácil segmentar tu target (tu clientela objetivo) y es una publicidad fácilmente manejable, por así decirlo. Y como he dicho, con poco dinero se puede llegar a miles de personas.

Imagínate ahora que tu comercio estuviese situado en  una ciudad sin fronteras territoriales ni de ningún otro tipo, con miles y miles de millones de vecinos, rodeado por una pantalla opaca, y tuvieras que dar a conocer ese comercio. ¿Lo imaginas?. Pues eso es lo que ocurre on-line. Bienvenido a la ciudad Internet. No hay fronteras; ni siquiera el idioma lo es ya. No hay horarios de apertura ni de cierre porque siempre está abierto. No ves físicamente a quien está al otro lado; sólo ves ips, urls… No lo ves si no eres un experto en e-marketing.

Un experto en e-marketing debe saber planificar tu publicidad, seleccionar y manejar las herramientas adecuadas, interpretar métricas (las ips y las urls que visitan tu web, el porcentaje de rebote, el tiempo de permanencia, el flujo, las fuentes…), mejorar la conversión, optimizar el ROI… y sin ver el careto del cliente.

Y te puedo asegurar con total garantía, que no sirve contratar a un publicista o a una empresa de marketing. Necesariamente, contrata a un experto en e-marketing, o de lo contrario, acabarás frustrado al no ver resultados, en el mejor de los casos, o arruinado antes de empezar porque habrás malgastado el dinero en publicidad on-line que no ha aportado nada en el peor de los casos.

Necesariamente, contrata a un experto en e-marketing

CUARTO ERROR: esto funciona sólo.

Voy a ser un pelín grosero: ¡y una mierda!. ¿Dejas la puerta de tu comercio o tu empresa local abiertos para que los clientes entren, se sirvan, dejen el dinero en la caja y salgan?. Pues en tu comercio virtual tampoco. Los clientes queiren ver que hay alguien al otro lado. No sólo porque les da confianza, sino porque pueden requerir asesoramiento, o simplemente comentar algo que han visto en la web. Así que, además del adsl, apúntate en el presupuesto de gastos una línea  telefónica y no estaría de más un software o aplicación chat. Y asígnate un horario que como mínimo ha de ser igual al que tendrías -o tenías- en tu comercio o empresa local.

Y si tienes la suerte de que tu web tenga un volúmen medio de visitas, asimílalo como que te están entrando varios clientes a la vez en el comercio local. O sea, hay que contratar personal. Y otra línea más de teléfono por favor.

¿Te sigue pareciendo más fácil y más barato?. Puedo asegurarte que conozco a más de un empresario de relativo éxito como empresario o comerciante local, que se la ha pegado como empresario virtual. Yo sólo doy algunos consejos (faltan más)  pero si lo tienes claro y estás seguro, por favor, ¡evoluciona!. Y que tengas suerte, porque esta situación podemos arreglarla nosotros.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

La revolución silenciosa

Empieza en Madrid.

De pronto, sin motivo aparente, de todos los portales empieza a salir la gente a la calle. Sus rostros son serenos, aunque sus ojos muestran odio. Nadie habla, nadie hace el más mínimo gesto. Ni siquiera se saludan unos a otros. Parecieran ignorarse. Sin embargo, como si fuesen un ingenio perfectamente programado, caminan con paso firme en la misma dirección. Ocurre en todos los barrios, en todas las calles.

Los vehículos se detienen. Se apagan los motores. Los conductores y sus acompañantes se apean. Tampoco ellos hablan. Rostros inexpresivos. Miradas de odio, o de decepción, o de cansancio. En cualquier caso, miradas de rechazo. Nadie se detiene a cerrar los vehículos. Hoy nadie robará a nadie. Hoy no.
También ellos se unen a la riada de gente que camina por las calles. Se dirigen a la Puerta del Sol.

Pero no todos. La fuente de Neptuno se ve ensombrecida al ser rodeada por miles de personas caminando, como un ejército de robots. En la Carrera de San Jerónimo confluyen varias mareas humanas. Sólo se oye el siniestro sonido producido por las pisadas.

La puerta del Sol es ya invisible desde el aire. Sólo se distinguen cabezas. Los comerciantes, en silencio, salen de sus establecimientos y se confunden entre la multitud. Sus comercios abiertos; pero hoy no habrá robos. Hoy no.

La escena se repite en todas las ciudades de España. En todas a la misma hora. En todas la misma secuencia: millones de personas caminando a un punto concreto, en silencio, sin gesticular, sin expresar. Sólo silencio. Hombres, mujeres, niños, ancianos…

En Madrid algo rompe esa igualdad. Es un grupo pequeño, de unos 400 hombres y mujeres de todas las edades. Entran en el Congreso. Al mismo paso, en el mismo silencio. Los guardias que custodian el edificio ni se inmutan. Siguen con la mirada perdida en el infinito. Uniforme impoluto. Metralleta pegada al cuerpo. No se mueven. No reaccionan. Sin embargo, hay algo diferente en sus miradas. Es algo extraño. Una mezcla de odio y esperanza.

En puntos distantes de la capital, en cambio, el ambiente es bien distinto. Ambiente de despacho, que no llega a la calle.  Nervios, gritos, carreras de un lado a otro de los despachos. Se intercambian llamadas. Hay órdenes que van de un punto a otro. Se respira miedo.

El silencio de la ciudad se ve roto por el aullar de unas sirenas. Varios furgones de la policía intentan salir a la calle. Varios policias en su interior. Pero no pueden. Las calles están colapsadas por vehículos detenidos enmedio.

Abajo. Vamos caminando.- La orden del mando es más una frase simple. No suena impetuosa. Ni siquiera es una orden.

Los policías se apean y se colocan en formación. Lo hacen con tranquilidad, pausadamente. Son cientos. Comienzan su marcha. Caminando. En silencio. Los cascos sujetos al cinturón, las defensas enfundadas. Sin guantes, sin escudos. Las manos limpias y desnudas, los rostros descubiertos, las miradas perdidas.

En su caminar se cruzan con otra formación de guardias civiles que se dirigen al Congreso de los Diputados. Igual que ellos, cascos a la cadera. Sólo una pistola en su funda. No hay más armas, no hay escudos. Las manos limpias y desnudas, los rostros descubiertos, las miradas perdidas.

En el Congreso hay un murmullo ensordecedor. Los diputados hablan entre ellos, con asombro, ante la irrupción del grupo de ciudadanos en el hemiciclo. Sus caras reflejan una mezcla de incredulidad y de miedo. ¿Cómo han entrado?, ¿qué quieren?. Muchas preguntas, muchos recuerdos. Miedo.

Los ciudadanos se van colocando en las bancadas, desplazando, sin más acción que la mirada, a los diputados que, asombrados, no aciertan más que a mirarlos de pié, con incredulidad. Alguno aún es capaz de soltar un «pero oiga…«.

La policía llega a la Puerta del Sol, pero nadie se sorprende. La marabunta de personas sigue inmóvil. En silencio. En ese momento, como si alguien hubiese accionado un interruptor, todos, policías, ciudadanos, comerciantes… todos se sientan en el suelo. Parece una coreografía mil veces ensayada. Policías que son funcionarios, funcionarios que son ciudadanos, comerciantes que son ciudadanos, ciudadanos que son españoles.

La coreografía es la misma en todo el país. España se sienta.

Los guardias civiles han llegado al Congreso. Se detienen, se miran, y se sientan en el suelo, todos a una. Sin órdenes por medio. En silencio.

Dentro, en el hemiciclo, el Presidente intenta, en un gesto de león herido, imponerse a la situación. Pero apenas puede gritar un «oigan...» porque es inmediatamente desplazado de su asiento por un grupo de personas. Sin violencia, sin hablar, sólo se han impuesto avanzando, caminando con paso firme.

– Me llamo Pepe. Los GAL sí existieron.

Uno de los ciudadanos ha roto su silencio ante el micrófono. Todos lo miran, pero sólo los diputados muestran sorpresa. Los ciudadanos no. Siguen impasibles.

Desciende las escaleras mientras una mujer se sitúa ante el micrófono del Presidente.

– Me llamo María. España no va bien.

También ella desciende. Otro la sustituye.

– Me llamo Manuel. No hay brotes verdes.

– Me llamo Ana. Sólo austeridad no es la solución.

Las intervenciones son continuadas. Parecen estar perfectamente medidas en el tiempo y en las formas. No hay violencia, no hay malos modos, no hay discusión, no hay colores ni banderas, no hay vendas, ni mordazas. Hay realidad.

Una revolución silenciosa.

Un mundo imaginario.

 

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Caminando por la vida

Es curioso. A veces se le da a uno por ponerse en plan psicolanálisis y empezar a analizar cosas en las que normalmente no nos detenemos a pensar, no hacemos recuento. Miramos los balances de nuestras cuentas corrientes, su evolución; y ahora, que de un tiempo a esta parte todos entendemos un huevo de macroeconomía, hasta somos capaces de pararnos a desgranar los entresijos de la gráfica del déficit o la de la deuda nacional. Hasta nos atrevemos con la bolsa.

Pocas veces nos detenemos a analizar lo más importante: nuestra propia vida.

Y creo que puede ser bueno, y seguramente hasta médicamente saludable, el pararnos un día, tranquilamente, sin haberlo planificado, y de forma relajada y serena, a repasar lo que hemos vivido. El recorrido por esta red de carreteras que es la propia biografía de uno. Con sus autopistas, sus peajes, sus vías rápidas, su congestión de tráfico, sus baches, sus subidas, sus atajos, sus accidentes, sus multas…

Porque, así en plan analítico, nuestra biografía se parece a eso.
Algunos han circulado la mayor parte por vías rápidas, sin tener que haber pagado peaje, llegando antes que nadie a los sitios. Una vida alegre y tranquila. Cumpliendo rápido las ilusiones. No he tenido la «¿suerte?» de conocer este tipo de vida, pero supongo que, como en el símil, quien la haya vivido se habrá perdido muchos pueblos por el camino. Es posible que haya tenido que pagar alguna multa por exceso de velocidad; alguna penalización por vivir demasiado deprisa, queriendo llegar antes de tiempo a cumplir esas ilusiones. Lo que sí tengo claro es que si algún día se encuentran esa vía rápida cortada, no se defenderán tan rápidamente en carreteras secundarias.

Otros han preferido vivir en una contínua autopista, sabiendo que hay que pagar peajes, y sin importarles todas esas experiencias, todos esos pueblos, que van dejando atrás. Sólo importa llegar, y hacerlo rápido, pagando lo que haya que pagar.
Al igual que la vida por vías rápidas, estos tampoco sabrán defenderse con igual soltura en carretreras de un sólo carril en cada sentido, menos aún en las de un carril para ambos sentidos, donde debes saber compartir el mismo espacio con los que no van en tu misma dirección, y donde de nada sirve el dinero que llevan preparado para los peajes, porque aquí no los hay. No hay forma de ir más rápido, si no es echando a los demás de la carretera.

A cada uno el destino lo ha colocado en una vía. Luego la propia vida nos ha hecho decantarnos por una u otra, o simplemente, nos ha llevado a una o a otra, sin poder de elección, guiados por las circunstancias.

Quien más y quien menos todos hemos tenido accidentes al circular. Unas veces ocasionados por nosotros mismos, por nuestras conductas. Otras veces han sido provocados por otros, ya fuese involuntariamente o a sabiendas.

Me llama la atención esto. Así, metido en mi mente. Psicoanalizando. Si, lo que se parecen los accidentes a esos problemas vividos. A esos sinsabores. A esas desgracias. Porque cuando se tiene un accidente, el primer instinto es el de levantarse, reponerse. Si no podemos, vemos qué nos lo impide. Y aquí viene otro análisis curioso, otra similitud significativa: la reacción ante esa impotencia de poder levantarnos, de sentirnos impedidos. Hay quien reacciona pidiendo ayuda, y hay quien reacciona rindiéndose a la evidencia.
En esta situación, incluso podemos encontrar similitudes en el comportamiento de quienes nos rodean. Habrá quien se preste más o menos voluntariamente a ayudar al herido, lo mismo que habrá quien lo abandone sin mostrar interés, continuando su camino. A él no le afecta.
La vida misma.

Siguiendo con mis divagaciones, haciendo recuento, concluyo que no hay un camino mejor que otro. Creo que lo más recomendable sería que todos pudiésemos probar todas las opciones porque, al fin y al cabo, lo enriquecedor, lo entretenido, es acumular experiencias y sensaciones diferentes.

Y así, al igual que las gráficas económicas, una vida con dientes de sierra es más entretenida de analizar.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

En la línea de flotación.

hundidoLo digo muchas veces, lo peor que pueden hacerle a un emprendedor es quitarle la ilusión.

En contra de lo que muchos piensan, a la mayoría de los emprendedores, los de verdad, los de vocación, no nos mueve el interés por hacernos millonarios, ni por «salir en la foto» ni por figurar en la lista Forbes, ni siquiera por ostentar cargos de poder en asociaciones, en consejos de administración y menos aún en partidos políticos. Sigue leyendo «En la línea de flotación.»

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon