¿Cómo se te queda la cara, querido empresario…

empresario

¿Cómo se te queda la cara, querido empresario, cuando al llegar cada mañana a tu trabajo y consultar la prensa diaria, observas noticias ilustradas con escaños vacíos?

Cuando al leer filtraciones acerca de cobro de comisiones, las que se te vienen a la cabeza son las que te cobran los bancos por mover un dinero que es tuyo y con el que ellos negocian.

Cuando oyes hablar de pensiones vitalicias y te preguntas si al final de tu vida cobrarás pensión.

Cuando para algunos tender una alfombra roja a los emprendedores para salir de la crisis y crear puestos de trabajo es regalarles 1.200 euros a menores de 30 años sin experiencia empresarial.

Cuando tu empresa pasa por tensiones de tesorería –en muchos casos por incumplimientos de las administraciones- y sin poder dormir porque debes mensualidades a tus empleados,  ves en las noticias cómo otros que defraudan y especulan con el dinero que, camuflado en forma de impuestos, tu pagas –este sí, no queda otra- religiosa y puntualmente. Y  los ves, además, con la frente erguida y la sonrisa en la cara.

Cuando la responsabilidad de tu sociedad limitada se extiende sin límites mientras la de quienes así lo han legislado se extiende hasta la … ¿dimisión?.

Cómo se te queda la cara, colega empresario, cuando rescatan con tu dinero (al 0% de interés) al mismo banquero que te cobra un 25% de interés cuando entras en descubierto, al que deja en la calle con una mano delante y otra detrás a colegas empresarios que han aguantado hasta las últimas, o al que te cobra un 10% de interés por prestarte el dinero de otros (no el suyo).

Cuando al oír hablar de sobres, lo que a otros alegra, a ti te recuerda que este mes hay que pagar, como se pueda, las nóminas.

 Cuando te dicen que has de apretarte más el cinturón, sabiendo que cada noche has de amputarte la hebilla del ombligo para poder poner el pijama, mientras los que te lo dicen se aflojan cada vez más el suyo, hasta que uno a uno, se van quedando con el culo al aire.

¿Sabes qué cara se te queda, querido empresario?. Yo te lo digo: cara de SEÑOR (con mayúsculas).

Y a ti, ¿cómo se te queda la cara?

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>