Si sabes dónde están, podrás esquivar los socavones.

socavón

Ser empresario es circular por una carretera bacheada, llena de socavones. A cada uno le toca recorrer su propia carretera, cada una con sus baches. Pero en todas ellas, hay socavones que pueden provocar averías que te impidan continuar tu camino.

Si alguien que ha recorrido ya esas carreteras te indica dónde están los socavones, te los señaliza, ya podrás esquivarlos o, allá tu, probar suerte atravesándolos.

Por si te sirve de ayuda, estos son los socavones con los que yo me he tropezado. Mi consejo es que seas consciente de ellos, y luego trates de esquivarlos:

  • No infravalores la inversión necesaria para tu proyecto o tu empresa. Por muy riguroso que seas en la planificación y en las estimaciones, siempre pueden surgir imprevistos. Es preferible contar con más capital del necesario porque siempre habrá dónde invertirlo; en caso contrario, puede que no consigas ese extra que necesites.
  • Elige el momento. Si llegas demasiado pronto con tu empresa, puedes encontrarte con un mercado muy verde que no sea capaz de aceptar tu propuesta. Si llegas demasiado tarde puede que ese mercado ya esté saturado y no pueda absorver a otro elemento.
  • Rodéate de un buen equipo. Y cuando hablo de equipo incluyo a todo el personal, desde el primero al último: gerencia, técnicos, auxiliares, colaboradores… No sólo han de ser buenos en lo suyo, sino que han de poner pasión y sobretodo, ilusión y dedicación. Sin esto, por muy bueno que sea tu proyecto, está destinado al fracaso. Ya puedes dedicarle las 24 horas del día, porque tu solo, no podrás.
  • Haz previsiones. Analiza contínuamente  lo que está pasando y anticípate a lo que vendrá. Esto te ayudará a corregir el rumbo y evitar que te estrelles.
  • Siempre un plan B. Y lo repito: siempre, siempre, un plan B. Pero no sólo como un plan alternativo, sino como un plan paralelo que incluso puede ser coincidente en el tiempo. Si esperas conseguir un contrato con un cliente, ten preparado ya otro para plantearlo a otro cliente. Si estás trabajando en una fuente de financiación, trabaja también en otra, por si la primera falla. Si el plan A se cumple, mejor. Si además se cumple el plan B, pues perfecto. Si el plan A fracasa, pon en marcha el B y prepara el C.
  • No demores las decisiones. Si son para evolucionar o crecer, puedes perder la oportunidad; si son para corregir errores o tapar un agujero, puedes encontrarte con un abismo.
  • Dedicación. No he cometido nunca este error. Si acaso, me he excedido en la dedicación. Pero es un error muy común, sobretodo entre los nuevos empresarios o entre aquellos que no están acostumbrados a afrontar proyectos desde cero. Ser empresario, o emprendedor, no es lanzar un proyecto y sentarse a esperar unos beneficios trabajando menos que si se trabaja para otros. Ser empresario o ser emprendedor, es mucho más.
  • Recursos para marketing. Si tu proyecto es online: destina una buena parte de tus recursos económicos al marketing y la comercialización. Olvídate de los 100 euros de regalo para probar Adwords. Hablamos de varios ceros más. Y para no derrochar, elige a un buen profesional en este campo.
  • Déjate asesorar por quien sabe. No te creas que lo sabes todo, por mucha experiencia que tengas, siempre estarás aprendiendo. Y has de ser receptivo a los consejos. No te cortes en pedir ayuda o asesoramiento; el orgullo no te pone plato de sopa en la mesa. Pero mira a quien le pides consejo, porque hay mucho “divo” que va de entendido. No te fíes de que le sigan 4000 o 5000 personas en facebook y otras tantas en twitter; te encontrarás con mucho ególatra engreído.

Y con esto, una observación.  No te creas eso de que es bueno fracasar, que aquí no está bien visto pero que en EEUU sí y por eso son más listos, que fracasar es bueno para aprender, que un inversor prefiere apostar por alguien que previamente haya fracasado…. Esto es España. Hay españoles. Si fracasas, date por jodido porque ningún banco, ningún inversor, ni ningún B.A. te aplaudirá por ello. Estás marcado. Y si no, espero que alguien me demuestre lo contrario.

Pero está en tu mano el rehacerte, y taparles la boca. Al menos, que no digan que no lo has intentado.

Y SUERTE.

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>