vender en verano

Este post me viene a la mente gracias a Carlos Bravo, del que estoy aprendiendo un montón de cosas, y al que recomiendo encarecidamente seguir, no sólo por sus conocimientos, sino por la claridad con la que transmite pinceladas de los mismos. Confieso que lo leo prácticamente a diario.

Publicaba Carlos un post sobre las ventas en Agosto (http://www.marketingguerrilla.es/en-agosto-se-puede-vender/) y se me ha ocurrido aportar alguna idea que quizá puede servir a más de uno.

Ciertamente, Agosto casi se podría quitar del calendario a efectos de productividad empresarial. Al menos en España. Ya sabéis, Spain is different y pese a la crisis y a que no tenemos un duro, “divino de la muerte hasta el final“.

Carlos sugiere algunas fórmulas para mantener las ventas.  Cojo el testigo y os hago algunas sugerencias que mantengan viva la empresa.

Lleva tu empresa a la playa.

En verano si la gente no está en el trabajo, donde sí va a estar es en la playa. Puedes aprovechar para acercar tu empresa. Siempre podrás hacer branding. Aprovecha para que la gente conozca tu marca y, si ya la conocen, la mantengan presente en su memoria para cuando retornen al trabajo. Algunas ideas:

  • Patrocina alguna actividad. Es frecuente ver campeonatos de voley o fútbol playa, por ejemplo, o de surf. Unas cuantas banderas con el logotipo, tlf y web de la empresa como patrocinador, captarán la atención de muchos veraneantes e incluso, dependiendo del tipo de actividad o evento, es posible que tenga repercusión en medios de comunicación locales. Quizá, dependiendo del tipo de empresa, puedas instalar una carpa tipo jaima y hacer ventas o demostraciones de tu producto o servicio en ellas.
  • Low cost: vehículo o remolque rotulado. Colocar unos vinilos en tu vehículo, o mejor aún en un remolque (por el tamaño y porque destacará más) y dejarlo estacionado un día en una playa, otro día en otra… es una publicidad muy económica y que si se hace bien, suele llamar la atención. Luego se trata de quitarlos y darle una mano de cera al coche para que recupere su “discreción”.
  • Low cost: reparte octavillas. Imprime unas octavillas con un texto que realmente enganche a primer golpe de vista, y colócalas en los parabrisas de los vehículos estacionados en las playas. Un elevado porcentaje de ellas ni se leerán o acabarán por el suelo (en una papelera en casos más cívicos), pero otras sí que lograrán captar el interés. Lo reducido de la inversión compensa.
  • Si tienes más recursos, puedes imprimir unos parasoles de cartón con tu publicidad y lo mismo que con las octavillas, colocarlos en los parabrisas. Aquí tienes casi asegurado que se quedarán con él porque habrán visto la utilidad: les has evitado un calentamiento del habitáculo; podrán sujetar el volante sin miedo a quemarse 😉  y lo reutilizarán en más ocasiones.
  • Hay acciones del tipo marketing de guerrilla que suelen ser muy eficaces y, si se hacen bien, pueden lograr repercusión en los medios. Un ejemplo podemos verlo en la acción que la ONG Rio de Paz y el Movimiento de Indignados realizó en 2011 en la playa de Copacabana, que amaneció con 594 escobas de color verde clavadas en la arena como protesta contra la corrupción política. Esta acción tuvo una repercusión mundial, y su coste fue muy reducido. Puedes hacer algo similar. Por ejemplo, cubre una playa con ceniceros ecológicos serigrafiados con tu publicidad como medida de concienciación para que los fumadores no dejen sus colillas en la arena, al tiempo que haces publicidad. Otra opción puede ser contratar a unas azafatas para que vayan repartiendo gorras, abanicos… publicitarios. Aquí entra la creatividad y la capacidad económica de cada uno; o de la empresa de marketing que contrates para ello, algo más que recomendable si quieres asegurarte el éxito.

Pon tu empresa en la mano del veraneante

El auge de los smartphones está provocando cambios en los hábitos de los usuarios. Muchas compras se están realizando directamente desde el móvil. Y, pese a los riesgos que supone para los aparatos, la mayoría de la gente se lleva el móvil a la playa más que para hablar por él, para navegar y hacer uso de distintas aplicaciones.

Se puede desarrollar una aplicación para que los potenciales clientes puedan mantenerse informados sobre nuestra empresa, y dependiendo del tipo de actividad, seguir realizando transacciones comerciales. Si el contenido es interesante, un usuario puede compartirlo con las personas que le acompañan en ese momento.

Modifica los hábitos de interacción

Si tienes presencia en redes sociales, observa la interacción de tus seguidores. Lo más probable es que hayan modificado sus hábitos de uso y te encuentres con que la actividad en las horas de la tarde ha descendido o hasta puede que haya desaparecido y, por contra, se incremente en las primeras horas de la noche. Las herramientas de análisis web te ayudarán mucho para detectar estos cambios de hábito.

Ajusta tu actividad a ese horario de manera que puedas seguir interactuando durante el verano con tus seguidores.

Como en casi todo, se impone la imaginación. ¿Quieres hacer algún aporte?.

 

  • Twitter
  • del.icio.us
  • Digg
  • Facebook
  • Technorati
  • Reddit
  • Yahoo Buzz
  • StumbleUpon